¡ FELIZ VERANO A TODOS LOS PROFES, SEÑOS Y DOCENTES ¡

foto blog

 

Llegó el verano. Otro curso más. Por eso, no quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer a todos los profesores, maestros, educadores, docentes …su labor diaria.

Para casi todos, una vocación, para algunos otros un trabajo, pero para todos una gran responsabilidad y compromiso, no sólo a nivel individual si no social. El papel de los profesores es fundamental en la transformación de generaciones y de la sociedad. Disponen de un gran poder, un gran compromiso para contribuir a la configuración del mundo. Es un gran privilegio y una gran oportunidad. ¡Es un proyecto emocionante, que requiere preparación, reflexión y responsabilidad como unos de los principales trasmisores de valores, ética y conocimiento para nuestros hijos!

Es una gran esperanza, en estos días en los que vivimos desconcertados por la violencia gratuita , la violencia de género, el acceso a las drogas , el bullying, el racismo ,la falta del anonimato provocada por las redes sociales ….y otros tantos retos a los que nos enfrentamos con la preocupación propia que nos confiere la condición de seres racionales y de padres.

Un merecido descanso este verano que, cómo no y con la intención de ser cada vez mejores personas y profesionales, requiere también un espacio para la reflexión y preparación de un próximo año escolar.

Siguiendo la línea de la Disciplina Positiva, quisiera reforzar la idea de que sólo somos capaces de aprender en un ambiente motivador. Por tanto, hay que pensar en la manera de conseguirlo. Debemos ceñirnos a unos contenidos académicos pero no a la forma de conseguir que los alumnos los adquieran. Si buscas el éxito de los niños, desarrolla en ellos sus habilidades socioemocionales. Provoca y desarrolla un ambiente de respeto, de igualdad, y en el que sientan que pertenecen. Capacita a cada uno de ellos para desarrollar las habilidades que poseen, sin duda.

Confía en ellos, solicita su colaboración y crea un ambiente cooperativo entre todos. No te olvides que sólo debes facilitar, no resolver, pero sí guiarles y ofrecerles herramientas y alternativas para que ellos elijan, resuelvan sus problemas aun con el riesgo de equivocarse para posteriormente analizar la situación para trabajar la resolución de problemas. Recuerda que los límites, necesarios, son los que garantizan la seguridad física de los niños y de los demás, fuera de eso no hay una única solución a los problemas y de todo se puede aprender.

Garantiza que cada uno de los alumnos tiene algo que aportar al grupo y delega funciones que lo recuerde y sean agradecidas por lo demás.

Un ambiente de felicidad, equilibrio, empatía, colaboración, el enfoque en soluciones , la posibilidad de equivocarse sin castigos , la conexión y el sentido de pertenencia junto con el respeto mutuo, son ingredientes perfectos para conseguir la motivación que facilita el aprendizaje . El aula es un lugar ideal para tener las oportunidades de desarrollar estas habilidades socioemocionales.

Como profesionales también se tienen limitaciones, por tanto, aunque conocemos las herramientas no sabemos muchas veces cómo ponerlas en práctica. Depende de la experiencia, de la madurez, pero sobre todo, mi recomendación, es que se practica con el ejemplo. Date permiso para cometer errores , prueba nuevos métodos , confía en el proceso , ten paciencia , utiliza el sentido del humor y se flexible porque los niños llevan su ritmo , necesitan mucho cariño y no disponen de esas habilidades propias de la edad , así que a veces hay que reírse y volver a intentarlo.

Ellos observarán atentamente qué haces, cómo lo haces, el sentimiento que te provocan, la ilusión que tienes, las esperanzas que depositas y actuarán en consecuencia. Recuerda que son sinceros, que no fallan y que nada de lo que hacen lo hacen para que tu día sea peor, quizá no sepan expresarse de otra manera, enséñales.

Creo que es un reto precioso, emociónate y que ofrece muchas posibilidades. Por todo esto, siéntete parte de su grupo, de la clase, pide la colaboración de los niños para resolver situaciones, nos sorprenderíamos si dejásemos hacer. Disfruta de la oportunidad de contribuir al mundo ni más ni menos que con grandes personas, y no tengas la menor duda de que muchos te llevarán en su corazón para toda su vida. Formáis parte de nuestra familia, porque sois referentes y os aseguro que estáis en las conversaciones de muchos hogares cada día.

No puedo acabar este post sin mencionar a la persona que me ha inspirado para escribir estas palabras, la profe de mi hija Cristina.

Tan discreta, tan calmada, tan respetuosa con cada demanda, con cada familia, con cada niño y que ha conseguido que cada pequeño se sienta especial a su lado. Gracias por dar todo el cariño que necesitan en estos primeros años, por sustituirme cuando no estaba , por ofrecer otro punto de vista a mi hija , por enseñarla a confiar , por trasmitir valores y sobre todo por conseguir que cada día yo sintiera que dejaba a mi hija con la persona con quien mejor podría estar .

Felices vacaciones a todos y gracias por enseñarnos a educar.

 

Creo que creaso

CREAR (002)

Hoy en día parece que todo trascurre demasiado deprisa. Las nuevas tecnologías, la necesidad de adaptarnos rápido a los cambios para seguir siendo competentes, o competitivos, y la incertidumbre de estos tiempos, hacen que debamos pararnos a pensar en la necesidad más que nunca de desarrollar la creatividad.

La creatividad como capacidad cognitiva se entrena, así que no vale decir que no somos creativos. Nos ayuda a pensar diferentes formas de resolver los problemas, por tanto, también tiene que ver con la toma de decisiones. Para nuestros hijos y para nosotros la vida es una constante toma de decisiones. Si somos capaces de ser creativos, seremos capaces de aceptar diferentes formas de resolver la misma cuestión, también problemas y conflictos. Será otra herramienta para trabajar la empatía y la flexibilidad necesarias entre otras cosas para entender a nuestros hijos y asumir que hay diferentes soluciones a los problemas y caminos para llegar a la misma solución.

La creatividad es responsable de que nuestras soluciones sean originales y por tanto sigamos siendo competitivos aunque el mundo continúe exigiendo.

Tenemos el deber de fomentar la creatividad en casa.

Lo primero que debemos permitir a nuestros hijos para que la tengan es disponer de tiempo. Tiempo para observar desde la tranquilidad necesaria para escuchar preguntas de curiosidad que seguro suenan en su cerebro, para imaginar, para aburrirse y sentir la necesidad de crear, de probar cosas nuevas. El tiempo en el que no están realizando ninguna actividad no es tiempo perdido y sólo depende de los padres que lo tengan.

Necesitan tener su espacio, un sitio en el que puedan experimentar, manchar, en el que tengas sus materiales y donde no molesten ni les moleste nadie para no interrumpirles y no desviar su atención. La creatividad lleva inherente el romper las reglas, no te enfades, si no, no es posible la innovación, y por supuesto la diversión.

Necesitamos motivarles, celebrar las ideas que tengan y si somos capaces sumar con alguna nuestra.

Como aprendí en la última edición de Gestionando Hijos con Álvaro Bilbao conocido neuropsicólogo hay que dejar los “no , porque.. “ y los “sí, pero …” para transformarlos en : “ y además …“

No le cortes, no le hagas pensar que sus ideas no son válidas, y aunque veces no sean muy reales las soluciones que ofrecen, puedes hacerles preguntas para que lleguen a la misma conclusión que tú, decir simplemente “es una idea “ o alentarle para que siga pensando en otras que sí sean realistas…

Trabaja como padre o educador para no condicionar sus acciones, sus capacidades, sus decisiones. Trabaja en la humildad de asumir que eres su guía y sólo eso, no tienes toda la verdad.

No le sobrecargues de tareas, extraescolares, actividades, deja que el juego sea libre, que se aburra. Todos conocemos la frase: “ lo que hace el aburrimiento…” , eso es , crear!

Deja que tenga sus gustos, sus inquietudes, sus preferencias y que éstas sean diferentes a las tuyas. Deja que se relacione con niños de distintas edades y de diferentes entornos para que le ofrezcan otros puntos de vista, que enriquezcan su mundo. No guíes siempre el juego. Fomenta la imaginación y procura que tenga hábitos saludables que incluyan los de la alimentación, el ejercicio y el descanso para que su mente esté despierta.

Necesitamos niños creativos para que no experimenten la frustración de sentirse incapacitados, que puedan fluir al ritmo de su vida, de la que ellos decidan vivir.

REFLEXIONES DE LA JORNADA DEL 8 DE MARZO

imagen blog
“Empecemos a construir…”

 

Después de la jornada del 8 de Marzo, como muchos otros, no quería dejar pasar la ocasión para hacer una reflexión. Como no soy experta en Ciencias Sociales, siempre me sale desde el corazón y pensando en el futuro.

Nos merecemos entre las personas, independientemente del sexo, establecer relaciones de horizontalidad. No sé si implica igualdad en el sentido más estricto de la palabra, pero sí, relaciones basadas en la dignidad y el respeto.

Decir que las mujeres y los hombres son iguales creo que no es del todo correcto, ni siquiera lo es nuestra anatomía y eso es evidente, pero tampoco lo es generalizar.

Lo que tenemos seguro es que cada persona es única, aunque podremos coincidir más o menos en los valores , creencias , sentimientos , sueños , ilusiones , forma de entender el mundo y expresarse , así como, un desarrollo similar de las habilidades de vida .

Reivindicar derechos, salir todos a la calle como equipo y defendiendo un interés común es de admirar. Pero también nos toca ser autocríticos ¿Qué estamos haciendo en las escuelas? ¿Cómo educamos en casa?

Recordemos que según Adler “Detrás de cada acto hay una meta”. Toda persona tiene dos metas muy claras: la pertenencia (ser tenido en cuenta) en la familia, en el grupo , en la clase…) y la contribución en la comunidad. Esto, por supuesto es independiente del sexo, tiene más que ver con el ser. Con aquello que nos diferencia de los animales, con lo que nos hace tener condición humana.

¿Qué modelo reciben los niños para entender que las relaciones deben ser horizontales?

Como siempre comenzamos desde la familia, cómo tratas a tu pareja, a tus amigos, como haces que sientan que pertenecen en la familia y cómo se sienten ellos tratados de esta forma. Necesitamos el apoyo de la escuela, para reforzar el modelo, crear el ambiente apropiado para practicar a la vez que establecen relaciones.

Sólo con una buena educación, una buena base conseguiremos tener más posibilidades de conseguir que adquieran valores y la autoestima suficiente.

Es posible que a lo largo de su vida, encuentren ambientes en los que no está tan clara esa horizontalidad, o incluso en etapas como la adolescencia cuya referencia cambie del adulto al amigo, y los valores junto con la autoestima serán la clave para que no elijan opciones erróneas para buscar la pertenencia.

Por tanto, os necesito a todos, necesito que estemos en el mismo barco y eduquemos a los niños para que no tengan que demostrar superioridad ante nadie para que se les valore. Deben aprender que su valor no aparece cuando someten a alguien o lo devalúan, está en ellos mismos, viene de dentro, y no del exterior.

Queda mucho camino por hacer pero si estás leyendo este post y te has quedado hasta el final, el tuyo ya es más corto.

Gracias por ayudarme a estar un poquito más cerca del mundo en el que sueño.

Marta Saiz

¡ Y yo más !

Y yo más representación fotográfica

Hay padres y profesores que defienden el concepto de competitividad. A veces lo confunden con el de competencia, y otras ocasiones, están convencidos de que dotan a sus hijos de una actitud que les hace estar más adaptados al entorno del futuro.

Vemos con las relaciones diarias constantemente compitiendo a los adultos, niños y adolescentes. Violencia de género, bullying, pandillas con un líder que anula al resto de componentes, demostraciones de poder…, incluso, se compite verbalmente con los “zascas” que tachamos de ingeniosos y graciosos en muchas ocasiones. Tenemos que ser conscientes de lo que generamos fomentando la competitividad entendida como superioridad.

¿Hay que fomentar la competitividad? ¿Es motivador?

Según Adler y la Disciplina Positiva, el ser humano tiene dos metas muy claras en todas sus acciones: lograr el sentimiento de pertenencia (ser tenido en cuenta) y el de cooperación o deseo de contribuir.

Por tanto, la competitividad es positiva dependiendo de cómo la entendamos. Será importante trabajarla, siempre que se entienda como un aspecto que nos ayude a disfrutar del juego o del aprendizaje con afán de superación personal y por tanto, superar dificultades.

Enseñemos a los niños que si ganan no deben abusar de los demás, si no se perdería el afán contributivo.

Somos responsables como padres y educadores de que aprendan a luchar por el proceso, no por el resultado. Debemos desarrollar la competencia como aptitud para hacer algo.

Recuerda que como para todo, tú eres su referente.

Jorge Segado resalta hablando de pautas para hijos competitivos:

que la única superioridad que te vean reconocer sea la verdad”, y ese es el mejor legado que puedes dejarles para que desarrollen habilidades de futuro y que les permita ser competentes.

Para mí, lo positivo se recoge en el afán de superación personal. En el juego, en el deporte y en la vida, hay que divertirse, disfrutar de los aciertos y no frustrarse con los errores, aprender de ellos y mejorar. Tenemos que fomentar la diversión en cada una de las facetas de la vida, y conseguir que cada reto personal se presente como un desafío y que estén dispuestos a arriesgar. Los niños deberían estar dispuestos a probarse, sin miedo ni culpa por cometer errores, siendo para ellos oportunidades para aprender y descubrir soluciones diferentes para alcanzar sus objetivos o metas. El mismo objetivo puede conseguirse de varias formas, y esforzándose para conseguir el objetivo es posible que también trabajen la creatividad buscando soluciones a los baches cotidianos.

Esta forma de ver el mundo, se practica y se aprende como todo. Analiza ¿Qué haces tú cuando pierdes? ¿Echas la culpa a los demás? ¿Te enfadas? ¿Cómo ven que reaccionas?

Todos queremos hijos resilientes, revisa también tu respuesta cuando ellos participan en alguna actividad. Cuando lo hagas, igual que queremos que lo hagan ellos, no te culpes si hasta ahora no has trasmitido de forma correcta el mensaje, tómalo como una oportunidad y un aprendizaje para ti y tu hijo o alumno y practica tu nuevo enfoque.

Es importante que todos los niños se sientan bien, capaces y realicen actividades que les gusten, en las que destaquen. También es importante que a veces motives actividades en las que no lo hagan tanto y deban esforzarse para que aprendan a reconocer los avances, disfrutarlos y trabajen la empatía.

Revisa si a menudo usas expresiones del tipo:

A ver quién gana

Así no vas a ganar nunca

No sirves para esto

Tu hermano sí que corre rápido

No gané porque mi compañero era mal jugador.

Recuerda que, si sólo valoras ganar, estás generando un gran nivel de estrés en ellos y posiblemente estarás provocando que esa actividad que les exiges deje de motivarles, es frustrante pensar, que nunca podrás alcanzar aquello que las personas a las que quieres esperan de ti. La autoestima disminuirá y también la motivación. Si no es así, pueden desarrollar una superioridad que en muchas ocasiones pueden defender con violencia porque siempre hay alguien mejor, y trabajarán para alcanzar la perfección inexistente.

Recuerda que hay niños con gran espíritu competitivo y es positivo siempre que aprendan a controlar la auto exigencia. Si sólo valora ganar, si su bienestar depende de esto, vivirán con gran nivel de estrés y no serán capaz de disfrutar con el juego ni del trabajo en equipo.

En cuanto al papel de la educación, me remito al Informe Delors, que nos guía hacia las claves de la educación global de nuestros hijos y que es responsabilidad de todos:

“La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a ser “.

Los sistemas educativos generalmente dan más importancia al conocimiento. Para aquellos padres que piensen aún que la competitividad es importante para capacitar a sus hijos hacia un futuro exitoso, la única manera de que progresen en este momento actual de incertidumbre y cambios es asegurarnos de la educación en su globalidad, en los 4 Pilares Delors.

Empecemos por autoevaluarnos y analizar el sentido que le damos al esfuerzo, y recordar la gran oportunidad como impulsores de un futuro mejor que tenéis en la mano con la educación de los niños.

Vamos a cambiar la educación, vamos a por una sociedad mejor.

Abrazos triples

En mi casa , mi marido , mi hija y yo , con cierta frecuencia nos damos abrazos triples . Los tres nos abrazamos durante unos segundos mirándonos  a los ojos , oliéndonos , besándonos y tocándonos .

Lo hacemos porque queremos que ella entienda que en la familia nadie es más importante que nadie . Porque cada uno de nosotros necesita a los otros dos para ser quien es , para crecer en familia , para aprender y hacerlo cada día un poco mejor , en definitiva , para conseguir un hogar tranquilo .

Porque el amor según se da,  se recibe , nunca se gasta y se puede compartir .

Porque hay ocasiones en las que los niños pueden pensar que los padres no son sus aliados, y que pactan entre ellos sin tenerles en cuenta en la ecuación,  ya que no es fácil asumir , que no siempre tienen la capacidad de elegir o decidir ciertos límites .

Porque hay días , momentos delicados o tensos que nos cogen emocionalmente más bajos o más sensibles y necesitamos que nos reconforten , notar que nos respetan y nos quieren por lo que somos  .

Porque las prisas del día , las rutinas , a veces no dejan tiempo para conectarnos , para sentirnos importantes .

Porque abrazarse tiene muchos beneficios, aumenta nuestra autoestima , la empatía , genera paz , tranquilidad, promueve la generosidad , y libera oxitocina o lo que muchos conocen como la hormona de amor .

Porque cada unidad familiar ,esté conformada de la manera que sea , necesita de cada uno de sus miembros para ser , para crecer … A veces lo damos por hecho pero hay que recordarlo y celebrarlo .

Porque hay veces que no encontramos soluciones, no las hay ,o no es el momento de pensarlas, pero queremos sentirnos apoyados .

Porque a veces las palabras nos cuestan y es una maravillosa manera de agradecer .

Y porque sencillamente a veces no sabemos qué hacer antes una situación conflictiva .

El abrazo es una herramienta muy potente de la Disciplina Positiva , no subestiméis su poder . Espero que lo practiquéis, que experimentéis sus consecuencias ,y que os dejéis llevar para notar esa magia  que consigue que los corazones se fortalezcan y estén más dispuestos a escucharse y entenderse .

De mi parte para todos ¡Un abrazo!

Hoy no me puedo levantar

child-72724_640

Se me ocurren muchas maneras para despertarse, un sutil VipVip, un enérgico Ringggggg, la sintonía de nuestro programa de radio matutino preferido , la canción elegida especialmente para comenzar el día con buena cara  o un dulce y delicado beso de la persona más cercana , pero a pesar de nuestros esfuerzos , este momento de la mañana no suele ser recibido con una sonrisa .

En la mayoría de los hogares comienza la lucha desde primera hora , nuestros hijos tienen que despertarse y todos debemos prepararnos para nuestras tareas diarias . El tiempo es limitado , hay que desayunar , preparar mochilas , meriendas , vestirse , asearse y si es posible dejar la casa recogida y llegar puntuales !

Cada día se nos presenta el mismo reto y en muchas ocasiones resta ya parte de nuestra energía del día antes de salir de casa.

Hoy quería recordaros lo que debemos tener en cuenta y poner en práctica para acabar ilesos , salir de casa con las pilas cargadas y para que la relación con nuestros hijos no se dañe y su autoestima tampoco .

  • Recuerda que el orden contribuye con las rutinas y éstas son necesaria para saber qué esperar de la situación e ir entrenando poco a poco hasta automatizar ciertas actividades .
  • Asegúrate de que descansan lo suficiente . Las horas de sueño no se pueden recuperar ni son acumulativas y las necesitan para crecer, estar contentos , estar despejados , poder concentrarse, aprender y para rendir físicamente . No puedes esperar que los fines de semana se adapten a tus horarios y el resto de los días cambien las rutinas sin dificultad .
  • Anticipa la noche anterior todo lo que puedas , preparación de mochilas , libros , actividades extraescolares , el juguete que quieren llevar al cole …de esta forma ahorras tiempo por las mañanas y ellos tampoco se cargan de exigencias desde que se levantan , recuerda que ellos tienen que colaborar en esta preparación si aún no pueden sólos .
  • Ayúdales a controlar los tiempos , utiliza relojes visibles ,usa alarmas auditivas , los tiempos que duran sus canciones preferidas , relojes de arena ….adáptalos a sus gustos y edad .

A veces se quedan absortos mirando o pensando algo y se entretienen  con cualquier cosa y se olvidan de lo que tienen que  hacer . Recuerda que esa capacidad de distracción es útil en otras ocasiones que a ti te conviene , por tanto  no desesperes y ayúdales por ejemplo  con una guía visual para que sepan qué les falta .

Puedes realizar con ellos una tarde , en una cartulina , la secuencia de tareas , escríbelas con ellos , adorna el cuadro a su gusto , es para ellos , deja que hagan dibujos representativos o usa fotos suyas realizando esas tareas o sencillamente pregúntales qué les ayudaría a ellos a recordar .

No nos gusta repetir las cosas , nos cansa , nos pone nerviosos así que limítate a decirles que deben mirar la guía .

  • El tiempo es relativo , sólo tú tienes prisa, así que en función de cómo sea tu hijo eres responsable de calcular el tiempo que necesita para hacer todo al  ritmo que le permita su edad cronológica , respetar sus necesidades y dejar que entrene su autonomía en la medida de lo posible . Si es necesario , madruga un poco más .
  • No es momento para explicar nada nuevo que no haya practicado antes . Evita enseñarle algo diferente en ese momento como peinarse , atarse los zapatos , poner el desayuno….deja eso para el fin de semana con tiempo. No es el momento de ser exigente .
  • Cuando estamos bajo presión en muchas ocasiones nos paralizamos , nos volvemos torpes , todo nos sale mal .Piensa por un momento cómo se sienten si no dan la talla , si no pueden seguir el rítmo que le imponemos y si le fallan a la persona a la que más quieren . Ayúdales , busca su colaboración , ponte en su piel , no les hagas todo pero todos tenemos días y días , así que si ves que no es uno de los buenos , comienza tú a vestirles de forma amable y pide que te ayuden , usa frases como “ te pongo una manga yo y tú la otra “ , “ te pongo los zapatos y tú te lavas los dientes “. ..

Muéstrales empatía y comprensión pero a la vez motiva.

Puedes decir : “ hoy estás algo perezoso , te pondré la leche yo pero como sé que puedes y confío en que me ayudes,  mañana lo harás tú “

  • Se flexible , estás con niños y todos necesitamos a veces “saltarnos las reglas “ , a demás estás enseñando a tus hijos que tú tampoco eres perfecto y así ellos se permitirán fallar . Prueba con un “hoy no hagas la cama , lo haremos después “.
  • Utiliza el sentido del humor , riéte con ellos , simula que váis montados en un tren de alta velocidad para llegar al baño a lavaros los dientes juntos , cuénta algo divertido para que despierten sus sentidos y tengan mejor disposición , saca el lado cómico de sus fallos muchas veces provocados por la prisa y no por torpeza  ,mantente alegre! Sonríeles y muéstrate amable , porque esto es contagioso y una sonrisa a primera hora de tus hijos te va a impregnar el resto del día .

¿No dices siempre que quieres que tus hijos sean felices ? Consíguelo desde que se levantan y …  ¡ A comerse el día!

Tenemos dos vidas : La segunda comienza cuando nos damos cuenta de que sólo tenemos una .

Confucio

Lo que haces educando, cuenta.

 

 

La prensa, la televisión, las redes sociales, lo que sucede en nuestro barrio, lo que nos cuentan. Imagino que todos nos hemos preguntado alguna vez qué está pasando, y cómo se podría solucionar.

Luchas de poder, expresiones de violencia o venganza, llamadas constantes de atención para alimentar el ego. La forma de relacionarse con los demás cada vez está más lejos de cualquier parecido al respeto y la igualdad. Hemos dejado atrás aquello que parece tan sencillo y que todos hemos apelado alguna vez como el sentido común. Estamos convirtiendo este maravilloso mundo en un lugar difícil para respirar y tanto es así que muchos hasta se ahogan en el intento.

Si algo no te gusta  ¡cámbialo!

No nos merecemos esto, para nosotros, para nuestros hijos, tenemos el deber y el derecho de ser felices. Lo mejor de todo es que la Disciplina Positiva puede ayudarnos a que sea diferente. No conseguiremos un mundo ideal, pero seguro que nos aproximamos y disfrutamos más del camino.

Necesitamos Disciplina Positiva para todos. No sólo podemos aplicar sus principios con los niños, si no que el cambio debe comenzar por nosotros como responsables de aprovechar la oportunidad para hacerlo mejor. Sabemos lo que queremos como padres y lo que tenemos que trasmitir. La forma de relacionarnos entre nosotros será la que ellos desarrollen.

Los principios de la Disciplina Positiva transmiten valores.

La forma de interactuar con nuestros hijos debe estar basada en el Amor, el respeto y la igualdad. Relaciones de tú a tú, no de superioridad. Tenemos que ser promotores de la empatía, necesaria en nuestra casa y fuera de ella para aceptar posturas diferentes a la nuestra. Crear un ambiente para que nuestros hijos se sientan tenidos en cuenta, que son importantes, que tienen algo que decir, que se les escucha porque lo que piensan es significativo y que también aprendemos de ellos porque son parte del equipo, de la familia, de la sociedad.

Si los niños tienen responsabilidad en la comunidad se sienten capacitados.

Si ellos se sienten motivados no tendrán que buscar eses sentimiento de importancia mediante conductas equivocadas. Conseguiremos que desarrollen capacidad de autocrítica y una autoestima suficiente para no buscar la aprobación ajena.

Debemos enseñarles a desarrollar las fortalezas porque focalizar el esfuerzo en lo positivo suma en el conjunto del grupo, y todos tenemos alguna.

En un ambiente de colaboración en las familias y escuelas experimentarán la responsabilidad de crear un mundo mejor con normas que nos beneficien a todos y la capacidad de cambiar aquello que sucede y no sirve para crecer como personas.

Tenemos que hacerles llegar que somos una unidad familiar, formamos parte de una comunidad y entre todos nos apoyamos. Crear un ambiente de confianza, para que sientan las seguridad de que vamos a estar para guiarles hasta que desarrollen todas las habilidades, para darles la mano ante las caídas y para que vean cómo nosotros ya adultos seguimos practicando porque a menudo cometemos errores y queremos mejorar.

Los errores son oportunidades para aprender.

Por otra parte los profesores o educadores tienen que ser conscientes de la preciosa oportunidad para trabajar la motivación a través de la emoción en las aulas y este sentimiento de equipo tan necesario para no alimentar el interés individual, el egoísmo, la competitividad para ser mejor que los demás. Necesitamos que nuestros hijos tengan interés en aprender, en superarse, en esforzarse y disfrutar de ser ellos cada vez un poco mejor.

Los adultos sabemos que con el paso del tiempo algunas palabras se olvidan, la interpretación de los hechos puede tener diferente punto de vista que en el pasado, pero lo que alguien nos hace sentir permanece en el tiempo y es capaz de cambiar una conducta.

Debemos educar desde la emoción. Si conseguimos que los niños se sientan bien, proyectarán algo positivo.

La Disciplina Positiva nos ofrece herramientas para conseguirlo. Imagina tu mundo perfecto, seguro que se parece mucho al mío, ahora nos toca hacerlo realidad.

“Qué privilegio ser maestro!¡ claro que sí! Tratando de estas cosas , les comenté : cada padre y cada madre sois como 100 maestros “

(Libro Infancias . Editorial Grao )